Reflexiones sobre la formación al oficio de investigador

Hace poco me monté en este tren de hacer un doctorado. Era una idea que me venía rondando la cabeza desde hace tiempo, con cara de tía, y a la que me le había resistido por mucho tiempo. Y es que es absolutamente normal que después de haber estudiado cinco años una carrera de las mas hermosas, pero tal vez la mas utópica de todas – porque en un país con tantos problemas socio-económicos como el nuestro, es cada vez mas difícil vivir del arte -, después haber viajado a la ciudad luz con la ilusión de encontrarme de pronto algún día, a aquella musa que inspiro los grandes artistas vanguardistas que tanto he admirado y, después de muchos esfuerzos, llevar a feliz termino tus estudios de maestría, la idea de dedicar tres o cuatro años mas de tu vida a seguir estudiando no sea la opción la mas atrayente.
Sacar adelante un doctorado es una meta ambiciosa, implica dedicación y mucho esfuerzo – sobre todo cuando debes escribir tu tesis en una lengua diferente a tu lengua materna – , pero lo mas importante de todo es la pasión. Pensaras que un doctorado no es una historia de amor, y que no tiene nada que ver con la pasión, pero de hecho si, y mucho. Antes de redactar tu proyecto de tesis debes tomarte bien el tiempo de escoger y de analizar la problemática que vas a estudiar, ten siempre presente que vas a dedicar  varios años de tu vida a estudiarla, hasta desmenuzarla y volverla a armar. El tema que elijas debe apasionarte, pues si te aburres leyendo y buscando la información que necesitas para trabajar, como dicen en mi tierra, ” no vas a llegar a ningún Pereira!” .
Durante esta primera etapa de mi proyecto de volverme doctora, he seguido varias formaciones que me han permitido darme cuenta de las dimensiones monumentales que tiene este proyecto – un nudo gigante de información formado por varios hilos, de los que uno ve el inicio pero no su final -, y al mismo tiempo identificar las ventajas de haber hecho esta elección y valorizar las competencias que adquiere un.a estudiante de doctorado durante este proceso.
En este blog es un medio para compartir y debatir estos aprendizajes. Y al mismo tiempo es un espacio de reflexión sobre los retos y perspectivas de las narrativas transmedia en Colombia, que es mi tema de investigación, es un espacio abierto a todos los interesados y ávido de establecer nuevas redes de intercambio de conocimientos que permitan avanzar en la investigación en esta área especifica en nuestro país. De esta manera, son bienvenidos entonces todos los aportes, comentarios, criticas, referentes, o todo tipo de elementos que puedan enriquecer este blog.
Cita esta entrada : Ana Cristina Villegas, "Reflexiones sobre la formación al oficio de investigador," publicado Colombia Transmedia, 19 mayo, 2016, https://transcol.hypotheses.org/23.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.